Observa, sólo observa

Observa. Cómo me muevo, cómo bailo al son de cada contracción.

Observa. Cómo canto, grito, vocalizo, cómo suena mi voz.

Observa. Cómo mi cuerpo utiliza la posición que necesita en cada momento y acompaña mi bebé.

Observa. Cómo me voy adentrando en un planeta mágico y desconocido por mi.

Observa. Si necesito beber o comer para seguir adelante con energia.

Observa. Si necesito un masaje o calor y regálame el placer de tus manos dónde las necesite.

Observa. Que todo siga su curso. Que no haya signos de peligro.

Observa. Cómo se abre la vida en mi. Cómo sale de mi cuerpo mi bebé.

Observa. Sin tocar, sin intervenir, sin interferir. Sólo acompaña, dame la mano y susurra palabras dulces y sinceras.

Observa. Cómo nos conocemos, reconocemos, cómo nos miramos por primera vez.

Observa. No toques el cordón, aparta tijeras, pinzas o hilos. Espera.

Observa. Cómo mi cuerpo pare de forma espontánea la placenta que ha alimentado a mi bebé.

Observa. Cómo se agarra fuerte por primera vez a mi pecho. Sin ayuda, solo trepando y oliendo el olor que reconoce.

Observa. Cómo el milagro de la vida ha mostrado una vez más que hacer menos es más en un parto.

Observa. Esto es lo que te pido como profesional. Observar, guiar y acompañar e intervenir sólo cuando sea necesario de verdad.

Observa. La magia de nuestros cuerpos femeninos , una vez más. Observa como brillo. Observa y admira este regalo.

Christina Hodgen Photography

6 opiniones en “Observa, sólo observa”

  1. WOW, se me han puesto los “pelos de punta”… Llevo años en primaria y echo muuuucho de menos acompañar a las mujeres durante su proceso de parto.
    Tengo claro que, más pronto que tarde, volveré… Y volveré a observar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *