No quiero que me salven

No quiero héroes en mi parto, quiero a alguien que conozca el camino, que me de la mano y camine a mi lado. Que me guíe cuando sienta que estoy perdida, pero que no marque el camino si yo no lo necesito.

No quiero que me salven, ni me impongan lo que debo o no hacer. Quiero que me ofrezcan y expliquen mis opciones para que yo pueda decidir.

No quiero que me traten cómo a una princesa ni como a una niña. Quiero que me traten cómo a una mujer adulta, responsable y capaz.

No quiero que me salven del dolor, quiero que me acompañen y propicien el camino. Quiero que me den un masaje o me ofrezcan la mano. Que no me miren cómo si estuviera sufriendo, quiero que admiren lo que estoy haciendo, es poderoso.

No quiero héroes en mi parto, los protagonistas somos mi bebé y yo. Quiero respeto hacia nuestro momento, nuestro día.

No quiero que me salves de las intervenciones a las que me has sometido previamente. Quiero respeto hacia nuestros cuerpos, hacia la fisiología más básica que marca el compás de este momento.

No quiero que seas tu quién escribe el guión, quiero que lo hagamos nosotros. Quédate a mi lado observando y vigilando, actúa si debes, pero sino, pido respeto, intimidad, silencio y discreción. Es nuestro momento, honranos.

Fotografía Gustavo Gomes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *