Contracciones durante el embarazo

Nuestro útero late, y no solamente cuando estamos embarazadas, lo hace toda la vida.

Especialmente durante la gestación, estas contracciones se hacen más evidentes, pues el útero crece y se expande, y al ser más grande es más fácil de identificarlas.

Las contracciones uterinas existen desde el primer día. Y es normal y saludable tenerlas. Al inicio se perciben como pequeñas molestias de menstruación, más tarde cuando ya se palpa el útero fuera de la cavidad pélvica podemos sentir como cada vez que tenemos una nuestro útero se contrae y se endurece cómo una piedra por unos segundos y después vuelve a la normalidad.

El útero suele ser reflejo de nosotras, el útero habla. Cuando sobrepasamos la actividad normal o tenemos un día de más estrés, el útero responde con más contracciones de lo habitual, haciendo que paremos y pongamos atención.

Es en estos casos, cuando el útero habla y nosotras escuchamos, que bajando el ritmo, permitiéndonos descansar y conectar, todo vuelve a la normalidad.

Podemos tener a lo largo del día muchas contracciones, mientras no sean dolorosas y regulares en tiempo o intensidad, no debería ser motivo de preocupación.

A veces estas contracciones normales llamadas Braxton Hicks pueden confundirse por amenaza de parto prematuro, especialmente en mujeres que las perciben mucho y tienen muchas durante el día.

Pero lo más habitual y normal es que solamente se trate de un útero activo o más irritable, y quizás de un útero que pide descanso (que no reposo) o más tranquilidad emocional.

Muchas veces ante esta situación la mujer acude a urgencias y se mide el cuello del útero para saber si se ha modificado. Esta práctica a pesar de ser habitual, no está avalada por evidencia científica ni ha mostrado reducir el riesgo de parto prematuro.

Tampoco el reposo en cama, recomendación tan extendida y con riesgos,  ha mostrado reducir el número de partos prematuros.

Así que en conclusión, tener contracciones durante el embarazo es normal y saludable. Cuando notamos que tenemos un día con más contracciones de la cuenta, bajar el ritmo y permitirnos descansar hará que el útero se relaje.

En caso de sangrado y/o contracciones molestas y regulares en intensidad y tiempo seria motivo de acudir a urgencias para una valoración.

Fotografia realizada por Paula Pellicer. Imagen de la autora. Prohibida su copia.

Más información :

http://www.cochrane.org/CD007235/PREG_cervical-assessment-by-ultrasound-for-preventing-preterm-delivery

http://www.bibliotecacochrane.com/BCPGetDocumentForPrint.asp?DocumentID=CD003581

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *