La vitamina K es un medicamento que se administra sistemáticamente a todos los bebés recién nacidos para prevenir la enfermedad hemorrágica del recién nacido que ocurre en 4-7 bebés de cada 100.000 si no se administra el fármaco.

La enfermedad hemorrágica del recién nacido es muy grave y puede producir la muerte. Existen 3 tipos de enfermedad:

  • Temprana: Ocurre en las primeras 24 horas de vida. No se puede prevenir con la administración de vitamina K. Asociada a madres que toman algunos fármacos como anticoagulantes, algunos antibióticos o anticonvulsionantes.
  • Clásica: Ocurre entre el segundo y 7º día de vida. El sangrado aparece en la piel, nariz, intestino… Y es fácilmente prevenible con la profilaxis.
  • Tardía: Ocurre entre el 8º día y las 3-4 primeras semanas de vida. Es la más peligrosa. Puede afectar a bebés que no han recibido la vitamina K pero también puede ser causada por enfermedades hepáticas no prevenibles con la vitamina K. El sangrado aparece en intestino, debajo de la piel o el cerebro.

La administración de la vitamina K se puede realizar:

  • Oral: Es más difícil de absorber y se precisan más dosis. La pauta recomendada según las guías NICE de UK es una dosis en el nacimiento, otra a la semana de vida y ora al mes. Importante administrar el fármaco con las tomas de leche para facilitar la absorción. Con la administración oral el riesgo de enfermedad hemorrágica del recién nacido ocurre en 0-0,9 bebés de cada 100.000. No sabemos si puede interferir con la microbiota intestinal del bebé, no tenemos evidencia.
  • Intramuscular: Se administra una sola dosis durante las primeras horas de vida a través de una inyección intramuscular. Los riesgos incluyen el de infección y dolor. La absorción es mejor y el riesgo de enfermedad hemorrágica del recién nacido ocurre en 0-0,4 bebés de cada 100.000 después de recibir 1mg IM.

No sabemos por qué los bebés nacen con deficiencia de vitamina K, la vitamina K no se puede absorber a través de la placenta y la leche materna contiene bajas dosis de vitamina K. Es importante investigar porqué la naturaleza ha previsto que los bebés no reciban vitamina K y los posibles riesgos asociados a su administración en altas dosis en el nacimiento.

Categorías: El bebé

0 commentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *