El parto no perturbado

Un parto no perturbado es la clave para tener un parto seguro y fisiológico. Así se ha demostrado durante los últimos años y la evidencia es contundente: no interrumpas, no molestes, no perturbes si quieres unos buenos resultado maternos y fetales.

Imagen de la autora, prohibida su copia.

Cada intervención por pequeña que sea pone la fisiología hormonal en peligro. Y cada hormona en el parto es sagrada para que el parto siga su curso natural y fisiológico. El parto y nacimiento están diseñados para que vayan bien, pero es importante cuidar de estos aspectos. No es raro entonces, que una mujer cuando se siente extraña, sola, rodeada de desconocidos, luces y ruidos en el entorno hospitalario, a menudo se pare el parto o este deje de avanzar (pues el cuerpo detecta peligro). La solución no es sustituir las hormonas fisiológicas por otras artificiales, la solución es propiciar el entorno para que la mujer se sienta segura de nuevo además de dar un buen acompañamiento profesional. Las matronas sabemos de su importancia y una de nuestras funciones es preservar la fisiología y normalidad del parto consiguiendo así unos resultados perinatales muy buenos, una experiencia saludable para madre y bebé y mayor satisfacción materna que otros modelos de atención.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *