Rotura espontánea de la bolsa del líquido amniótico a término

La mayoría de mujeres iniciarán el trabajo de parto con la bolsa del líquido amniótico intacto. Sin embargo, el 10% de mujeres experimentarán su rotura antes de que el trabajo de parto inicie.

Ante dicha situación la mujer tiene dos opciones, la conducta expectante o la conducta activa.

La conducta expectante consiste en esperar a que el trabajo de parto inicie de forma espontánea durante las siguientes horas o días, mientras que la conducta activa consiste en inducir el parto con fármacos.

En nuestro entorno difícilmente se informa a las mujeres de las opciones que disponen, y por protocolo se ingresa a la mujer y programa inducción del parto en unas horas determinadas, que dependerán de cada hospital, porque no existe consenso.

Básicamente se empuja a las mujeres a aceptar la única y aceptable vía, la inducción. Cuando una mujer pregunta por sus opciones o alternativas en seguida saltan las alarmas y se nombran los riesgos.

¿Pero cuáles son los riesgos? Principalmente aumenta el riesgo de infección neonatal del 0,5% (bebés nacidos de bolsa íntegra) al 1%. La evidencia científica ha mostrado que inducir no reduce el riesgo de muertes perinatales. El riesgo de infección materna aumenta un 1% con la conducta expectante.

Otra razón que argumentan los hospitales Españoles para el ingreso ante una rotura de la bolsa del líquido amniótico a término es la supuesta necesidad de administrar antibióticos profilácticos. Pero esta práctica no está justificada en base a evidencia científica, de hecho, la revisión Cochrane o las guías NICE de Inglaterra desaconsejan su administración rutinaria sin que existan signos claros de infección, incluso si han pasado más de 24h de la rotura.

Es importante tener en cuenta que los antibióticos en el parto tienen efectos secundarios demostrados a corto y largo plazo que incluyen mayor riesgo de problemas con la lactancia, candidiasis oral del bebé, resistencias bacterianas, anafilaxia o disbiosis de la microbiota intestinal, predisponendo a ciertas enfermedades como la obesidad, la diabetes, el asma o enfermedades autoimmunes.

La rotura de la bolsa del líquido amniótico no debía ser motivo de inducción sistemática. Las mujeres deberían ser informadas sobre los riesgos beneficios de cada opción disponible para poder tomar una decisión informada y de acuerdo a sus necesidades, preferencias y circunstancias personales.

Informar que si se elige la conducta expectante, la mayoría de mujeres (79%) iniciarán el trabajo de parto en las siguientes 12h y el 95% entre las 24h siguientes a la rotura de la bolsa. Por este motivo las guías NICE recomiendan la inducción farmacológica pasadas las 24h después de la rotura de la bolsa, para reducir el número de inducciones y a su vez el número de cesáreas.

Ante una conducta expectante es clave evitar los tactos vaginales,  fuente que ha demostrado repetidamente con evidencia contundente, aumentar el riesgo de infección. En caso de sospecha o dudas se puede realizar una exploración con especulo pero nunca hacer un tacto vaginal en ausencia de contracciones. También se recomendará a la mujer evitar sexo con penetración y controlar la temperatura materna cada 4 horas así como el olor y color del líquido amniótico y los movimientos fetales. Los profesionales deberán controlar el bienestar fetal cada 24h, según guías NICE con la auscultación del latido fetal.

Una vez nacido el bebé, no están justificadas las pruebas invasivas cómo analíticas en sangre o la administración profiláctica de antibióticos al recién nacido. La observación junto a la madre es suficiente para detectar cualquier signo de infección. Según las guías NICE se recomienda un ingreso en hospital de mínimo 12h para observar al bebé.

La evidencia científica sobre la rotura de la bolsa del líquido amniótico es pobre y de baja calidad. Por ese motivo es importante que las mujeres sean debidamente informadas en base a información veraz, objetiva y científica, para que así puedan tomar decisiones informadas y libres.

Más información;

https://www.nice.org.uk/guidance/cg70/chapter/1-Guidance#induction-of-labour-in-specific-circumstances

https://www.nice.org.uk/guidance/cg190/chapter/Recommendations#prelabour-rupture-of-membranes-at-term

http://www.cochrane.org/CD001807/PREG_antibiotics-for-rupture-of-membranes-when-a-pregnant-women-is-at-or-near-term-but-not-in-labour

2 opiniones en “Rotura espontánea de la bolsa del líquido amniótico a término”

  1. Hola Laia,
    Me viene muy bien este artículo.
    Mi hospital tiene como «protocolo» dar antibióticos tras 12h de rotura de bolsa, si no hay trabajo de parto. ¿Puedo poner en mi plan de parto que no quiero antibióticos? O frente a los protocolos no se puede llevar la contraria? Deberían respectarlo.
    He estado tomando pro y prebióticos en el embarazo para que mi niña pueda tener su primera microbiota lo mejor poblada posible y creo que los antibióticos la van a perjudicar en este sentido.
    Gracias!
    Laura

    1. Hola Laura, todas tus decisiones pasan por encima de cualquier protocolo por ley (derecho de autonomía del paciente). Y de hecho, la evidencia científica no avala el uso de antibióticos profilácticos rutinarios para la rotura de la bolsa del líquido amniótico a término. Un abrazo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *