Piel con piel madre recién nacido en cesáreas

Nacer por cesárea es una experiencia difícil y probablemente traumática para el bebé. Literalmente es extraído del vientre de su madre en manos de un completo extraño, llagando al mundo a través de un canal que no era el programado ni esperado para él, ni para su óptimo desarrollo y adaptación extrauterina.

A pesar de ello, los bebés son seres extraordinarios y adaptables. Harán lo que este en sus manos para sobrevivir, pero para ello necesitan a su madre.

Nacer en estas circunstancias y ser apartado de lo único que conoce es cruel y dañino a nivel emocional pero también fisiológico. El bebé espera nacer y reencontrarse con su madre. El cuerpo de su madre es su medio de supervivencia y adaptación. Les debemos cómo mínimo este gesto a los bebés, que no supone grandes maniobras para los profesionales pero si inmensos beneficios para ellos.

El piel con piel madre recién nacido inmediatamente después de una cesárea ha mostrado regular la temperatura del bebé, la frecuencia cardíaca y la respiración además de los niveles de glucosa. Pero lo más importante, el piel con piel es clave para el vínculo madre hijo y el éxito de la lactancia materna.

Los bebés que han podido disfrutar del piel con piel con su madre de forma inmediata nada más nacer maman más tiempo y tienen menos dificultades para ello, simplemente por esto, debería ser norma esta práctica, porque se trata de mejorar la salud a corto y largo plazo.

Además y no menos importante realizar el piel con piel de forma inmediata ayudará al bebé a colonizar de bacterias saludables maternas su microbiota intestinal. Sabemos que los bebés nacidos por cesárea tienen mayor tendencia a ciertas enfermedades a largo plazo cómo la obesidad, la diabetes, asma o enfermedades autoimmunes, debido a una disbiosis de la microbiota intestinal causada por no haber pasado por el canal vaginal de parto al nacer. El piel con piel y la lactancia matema son factores imprescindibles para ayudar a mejorar la microbiota intestinal después de un nacimiento por cesárea y por tanto favorecer un sistema inmune más saludable.

El piel con piel debería ser norma y no privilegio. No hay excusas válidas que justifiquen una separación madre hijo en circunstancias normales. Separarles tiene repercusiones negativas a corto y largo plazo para ambos. Y no, no vale el piel con piel con el padre o pareja o amigos o abuelos. Los beneficios comprobados del piel con piel son cuando el bebé y madre permanecen juntos, como han estado hasta ese momento y como deberían permanecer.

Los niveles de ansiedad de la madre se reducen y el llanto del bebé disminuye cuando permanecen juntos y abrazados. Madre y bebé se necesitan, es una cuestión hormonal y fisiológica. Olerse, observarse, tocarse y acariciarse serán determinantes para enamorarse mutuamente y vincularse. Recordemos que por muy humanos que seamos no podemos desvincularnos de nuestra parte más primal, mamífera y visceral.

Más información :

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/m/pubmed/24981767/?i=2&from=/24106020/related

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/m/pubmed/26121756/?i=4&from=/25132450/related

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/m/pubmed/27885658/?i=3&from=/28554355/related

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *