¿Parir en casa es retroceder?

Hay gente o incluso profesionales que consideran que volver al parto en casa es retroceder y renegar de los avances tecnológicos y médicos conseguidos durante las últimas décadas.

Nada más lejos de la realidad y la evidencia científica. El parto en casa no es un retroceso sino una opción tan válida y responsable cómo el parto hospitalario.

La evidencia científica ha demostrado durante los últimos años que parir en casa es igual o incluso más seguro que el parto hospitalario. Ofrece menor riesgo de intervenciones maternas, mayor satisfacción y similares resultados neonatales.

El parto en casa de hoy poco tiene que ver con el parto en casa de antes donde la falta de educación, higiene, calefacción, entre otras medidas de solubridad sumadas a la falta de controles prenatales, medidas diagnósticas, acceso a medicamentos o hospitales hacían que los resultados maternos y neonatales fueran muy desfavorables.

No es retroceder querer recuperar el parto en casa sino recapacitar y reconocer que quizás hemos cometido ciertos errores. En su momento, se trasladaron todos los partos del domicilio particular al hospital sin base científica alguna, y a dia de hoy aun no existen pruebas solidas en base a estudios aleatorios que favorezcan el parto en hospital frente al parto domiciliario en mujeres de bajo riesgo.

Son muchos los avances desde entonces. Los controles prenatales, las analíticas o ecografias pero sobretodo la educación de las mujeres de hoy, la formación de los profesionales,  la alimentación que tenemos y las condiciones higiénicas han conseguido que tengamos unos resultados maternos y fetales muy buenos, aunque mejorables.

Volver al parto en casa no es renunciar a todo esto, sino recobrar el sentido común y aprender de los errores cometidos. Es tomar ejemplo de ciertos países que ya han recuperado el parto en casa y forma parte de la normalidad en su sistema de salud con excelentes resultados y sobretodo mejor experiencia materna.

Porqué el parto en casa seleccionado ofrece resultados muy buenos, incluso mejores que los que podamos encontrar en el parto hospitalario, sobretodo en mujeres que ya han dado a luz previamente.

Entonces no es retroceso querer recuperar el parto en casa como una opción más para las mujeres de bajo riesgo que desean parir en sus casas acompañadas de una matrona de confianza. El retroceso seria no querer aceptar la evidencia científica actual que nos confirma su seguridad.

El retroceso es aferrarnos a viejas creencias infundadas y juicios sin valor. El retroceso es negar a las mujeres su derecho de parir donde y con quién desean y elijan. El retroceso es obligar a todas las mujeres a parir en un hospital por falta de opciones, cuando la evidencia ha demostrado que puede aumentar el riesgo de intervenciones desfavorables . El retroceso es negar un nacimiento íntimo y seguro a los bebés cuyos informados padres han decidido recibir en su hogar, porqué es allí donde más seguros se sentían.

www.dcbirthphotographer.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *