Episiotomias

La episiotomia es una intervención quirúrgica que conlleva un corte del periné de la madre durante el expulsivo del parto para facilitar la salida de la cabeza del bebé. Este corte solamente debería hacerse en casos muy concretos donde el bebé está sufriendo y necesita nacer de forma inmediata o en partos instrumentados. Hacer episiotomias de rutina y sin indicación médica válida no está justificado bajo ningún concepto a día de hoy.

La evidencia científica ha demostrado que hacer episiotomias de forma sistemática no reduce el riesgo de desgarros mayores con afectación del esfinter anal ni el riesgo de incontinencia. Además las episiotomias están asociadas a una recuperación más lenta, mayor riesgo de disfunciones del suelo pelvico y dolor de la cicatriz a largo plazo, especialmente durante las relaciones sexuales.

En España el porcentaje de episiotomias durante el parto sigue siendo alarmante y muy por encima de las recomendaciones oficiales. Las causas son varias de porque esta práctica sigue siendo tan común en nuestro entorno.

Para empezar, los partos en nuestro país siguen siendo altamente medicalitzados por norma general y muy a menudo atendidos por médicos. Sabemos por evidencia científica que las matronas reducen el riesgo de intervenciones en el parto, incluidas las episiotomias. Invertir en matronas es invertir en la salud de las mujeres y los bebés, pero en este país no parece interesar mucho que esto suceda porque los ratios de matronas siguen siendo muy por debajo de los óptimos.

Otro problema en nuestro entorno es que hay mucha reticencia a los cambios y cuesta mucho actualizar a los profesionales en base a evidencia científica, pues para empezar no existe un organismo regulador que exija el cumplimiento de actualización y se encargue de supervisarlo. Con esto encontramos que algunos profesionales siguen creyendo a dia de hoy que una episiotomia es “un corte limpio y mejor que un desgarro”.

Por último, hay una tendencia muy difícil de cambiar en nuestro país que es la visión del parto cómo un proceso médico, patológico. No podemos olvidar que las mujeres estamos perfectamente diseñadas para parir, y que dar a luz es un acto fisiológico programado para que en la mayoría de los casos suceda sin ninguna complicación. Debemos cambiar el paradigma médico y empezar a enfocar el embarazo y el nacimiento desde una perspectiva de normalidad, como ya hacen otros países de Europa con resultados maternos y fetales mucho mejores que en España.

La mejor prevención para una episiotomia es el respeto hacia el proceso del parto y el cuerpo de la mujer a través de libre movimiento, tiempo, verticalidad y una buena matrona al lado que sepa acompañar y no necesite tener las tijeras cerca para sentirse segura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *