Partos traumaticos

El parto debería ser un evento de felicidad en la vida sexual y reproductiva de la mujer. Pero desafortunadamente no siempre es así y a veces puede ir ligado a sentimientos muy duros, de tristeza y dolor.

No se trata de vida o muerte. Muchas veces las mujeres sienten que no tienen derecho a sentirse mal por la experiencia que vivieron porque tanto ellas como sus bebés se encuentran sanos.

Pero es que un parto es mucho más que una madre y un bebé sanos. Es un evento trascendental en la vida de ambos que merece un respeto absoluto y un cuidado meticuloso de cada detalle, porque quedará gravado en el cerebro de ambos para siempre, ya sea para bien como para mal.

Tantas mujeres que lloran en silencio su parto, tantas mujeres que sienten que sus sentimientos no son válidos porque cuando intentan hablar del tema siempre hay alguien para recordarles que no es para tanto, los profesionales hicieron lo que pudieron, y los dos están vivos y sanos.

Y así, anulando las emociones de las mujeres y callando el dolor que sintieron y sentirán para siempre, es como conseguimos perpetuar y consentir que se considere normal el abuso de poder en el parto,  la falta de respeto hacia las mujeres y sus cuerpos y las prácticas donde nadie pide permiso, a pesar de ser un derecho humano básico.

Porque sabemos, según evidencia científica, que no se trata de tener o no un tipo de parto o de que la experiencia que esperabas sea al final otra. Lo más importante es como la mujer se sintió tratada e involucrada en la toma de decisiones.

Algo tan básico y de sentido común como sentirse una persona, adulta y responsable y con derechos puede marcar la diferencia y ser clave en la salud mental que la mujer experimentará en el postparto.

Es hora de alzar la voz y hacer público lo invisible, porque aunque no se vea existe. Se estima que un 9% de mujeres experimentaran estrés postraumatico a raiz de su parto. Demasiadas mujeres sufriendo en silencio por vergüenza, miedo o falta de tribu con quien compartir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *