¿Progreso lento de parto?

La definición de parto lento o estancado que se sigue utilizando proviene del año 1950 y es obsoleta. Nueva evidencia científica muestra que la duración de un parto normal puede ser más larga de lo que pensábamos.

Para empezar, ninguna mujer debería ingresar en un hospital antes de los 4 cm de dilatación, momento que se considera parto activo. Antes de los 4 cm de dilatación es fase temprana del parto y se ha visto que donde mejor puede estar la mujer y su bebé es en su casa. Ingresar en el hospital en esta fase aumenta intervenciones y riesgos para ambos. De hecho, muchas cesáreas por progreso lento de parto se realizan antes de los 4 cm de dilatación, es decir, ¡Ni siquiera la mujer estaba de parto activo!

Mientras madre y bebé estén bien, se puede esperar… pretender que todas las mujeres dilaten a la misma velocidad es absurdo y denota poco conocimiento y sentido común.

Cuando un parto se ha estancado debemos revisar que esta pasando, empezando por lo más básico: luz, gente, frío, ruidos… ¿Tiene miedo la madre? ¿Se siente poco segura? Necesita otro tipo de acompañamiento?

La fisiología hormonal es muy sensible y esta puede verse perturbada por pequeños cambios en el ambiente o sentimientos y emociones de la madre o incluso los acompañantes.

Hay partos más largos y partos más cortos, y esto entra dentro de la más absoluta normalidad. Respetemos cada cuerpo, cada nacimiento, con sus tiempos y sus compases… no hay reglas en el juego, simplemente la espera y la confianza nos regalaran la respuesta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *