Bajas maternales realistas

Lo que ocurre en el cerebro del bebé después de nacer lo moldeará para siempre.

Los humanos nacemos con un cerebro aun inmaduro y las experiencias que el bebé reciba fuera del útero serán muy significativas para el desarrollo cerebral y la futura salud mental del bebé.

Cada día millones de sinapsis se crearán. Todas estas conexiones neuronales se formarán a través de las experiencias visuales, auditivas, sensitivas…

Para el óptimo desarrollo cerebral sabemos a día de hoy que es esencial la presencia materna, el contacto continuado, afectivo y amoroso. La lactancia materna, los besos, las canciones y miradas.

Es un período tan crítico para el desarrollo cerebral que si no es aprovechado no será recuperable y para que esto sea posible se necesitan bajas maternales remuneradas realistas.

No son suficientes 16 semanas ni tampoco lo serian seis meses. Estamos hablando del futuro de nuestras generaciones y sociedad. Si no invertimos en lo básico y esencial, no podemos esperar una sociedad y un mundo mejor.

Las bajas maternales remuneradas han mostrado reducir la mortalidad infantil y las depresiones postparto. No sorprenden los datos, pedir a una madre o a un bebé que se separen por las reglas injustas sociales es como mínimo cruel e insostenible a nivel emocional, físico y social.

Estar, en cuerpo y alma, con nuestros hijos es una cuestión de salud mental a corto y largo plazo para ambos. Porqué recuerda…si no hemos podido construir una base sólida, lo demás puede tambalear para siempre.

Invertir en el inicio de la vida de nuestras crías es ir a contracorriente y contra el capitalismo más desmaternizador,  es un acto de desobediencia social y feminismo. Una revelión de consciencia y empatia hacia lo que de verdad necesitan nuestros hijos y lo que necesita el mundo, para que sea un poco mejor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *