1️⃣Permite a tu cuerpo descansar. La casa, la ropa, la comida pueden esperar.


2️⃣Déjate cuidar y pide ayuda a la pareja, familia, amigos.


3️⃣Tu cuerpo es la casa de tu bebé. No te separes de él, aunque te digan lo contrario… Atrévete a disfrutar del contacto indefinido, el amor incondicional, las caricias infinitas.


4️⃣Busca asesoría de lactancia si surgen problemas, no lo dejes pasar. Cada día es determinante en tu lactancia.


5️⃣Duerme con tu bebé. No hay placer mayor que compartir cama en familia. Sigue las recomendaciones de seguridad de Unicef y recuerda que la lactancia materna protege del síndrome de muerte súbita del lactante.


6️⃣Prioriza las visitas a personas de confianza. Mejor estancias cortas y que proporcionen ayuda.


7️⃣Escucha tu instinto e intuición, al final es lo único que vale. Nadie mejor que tu puede saber lo que el bebé y tú necesitáis en esencia.

8️⃣No compres artilugios caros. El bebé sólo te necesita a tí. Puedes prescindir de cunas, hamacas, chupetes, y un sin fin de cosas que querrán venderte con el fin de desapegaros.


9️⃣Comparte con otras madres que estén pasando por el mismo momento vital que tú. La sensación de comprensión, empatía y sororidad que encontrarás en ellas puede ser tu ancla.


🔟 Disfruta. Suena a tópico per no te engaño cuándo te digo que el tiempo vuela. Un día mirarás atrás y todo el caos habrá desaparecido y tu bebé será un niño que ya no necesitará toda tu dedicación.

Milk and Hannah Photography
Categorías: El postparto

0 commentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *