Acompañar desde la confianza

No es fácil a dia de hoy, viviendo en una cultura de miedo hacia el parto, encontrar a un profesional dispuesto a confiar en tu cuerpo y tu bebé.

Las pruebas médicas, las intervenciones de rutina, los médicos, hospitales o fármacos forman parte de la normalidad de una embarazada, cuando deberían ser la excepción.

Hemos profundizado tanto la idea de peligro que cuesta llegar a pensar y creer que nuestros cuerpos son perfectos, diseñados milimétricamente para gestar, parir y criar a nuestros bebés sin demasiadas intervenciones externas.

Y este pensamiento o paradigma ha calado profundamente la formación y la practica de los profesionales que nos dedicamos a la obstetrícia, llegando al punto de que lo extraño y fuera de lo normal es encontrar a alguien que te acompañe desde la normalidad y la confianza.

Requiere un trabajo personal importante deshacerse y desaprender lo que un dia aprendiste como válido y normal. Requiere un esfuerzo personal buscar la otra cara de la moneda para poder tener un pensamiento crítico y no quedarse solamente con lo que nos han enseñado cómo correcto.

No es fácil pero tampoco difícil, solo requiere voluntad y ganas de cambio. Acompañar profesionalmente des de la confianza, la normalidad y los cuidados individualizados forma parte de la esencia de la comadronería.

Ser matrona implica estar al lado de las mujeres. Implica ser capaz de informar y acompañar las mujeres desde la objetividad y la evidencia científica pero también ser capaz de individualizar los cuidados, respetando las decisiones personales de cada familia sin juzgar.

Entender que al final no importan los números, las estadisticas o los protocolos porqué lo importante es escuchar las necesidades de cada mujer y saber acompañarla.

El respeto comienza con la confianza hacia ellas, las mujeres. Acompañar desde la confianza implica estar a su lado, independientemente de las decisiones que tome, porque entiendes que nadie más que la propia mujer y su instinto sabrán lo que precisan en cada momento ella y su bebé.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *