El objetivo del estudio fue investigar la efectividad de la utilización rutinaria de la ecografía del tercer trimestre para reducir los resultados adversos perinatales en embarazos de bajo riesgo en comparación con los cuidados estándares (que no incluyen ecografía rutinaria).


El estudio se realizó en Holanda con 13.046 participantes de 16 o más años de edad con embarazos únicos de bajo riesgo. En Holanda los cuidados estándares incluyen la medida de la altura uterina en cada visita con la realización de ecografías solamente en caso de indicación clínica (no sistemática). En el grupo de intervención, se ofreció a las mujeres dos ecografías extras, una entre las 28-30 y otra entre las 34-36 semanas.

Los resultados encontraron que los bebés pequeños por edad gestacional eran más a menudo detectados en el grupo de intervención que en el grupo de cuidados usuales. La incidencia de resultados perinatales adversos graves fue de similar en ambos grupos. Las probabilidades de Inducción de parto fueron mucho más altas en el grupo de intervención. Los resultados maternos y otras intervenciones no fueron diferentes entre ambos grupos.


El estudio concluye que en mujeres de bajo riesgo, el uso sistemático de la ecografía del tercer trimestre está asociada a mayor detección de bebés pequeños por edad gestacional pero no reduce el riesgo de incidencias ni resultados adversos en comparación con la conducta tradicional de medir la altura uterina en cada visita sin necesidad de realizar ecografía rutinaria sin indicación médica. Los resultados no apoyan la ecografía sistemática del tercer trimestre en mujeres de bajo riesgo.

Más información:

https://www.bmj.com/content/367/bmj.l5517


0 commentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *