Se acaba de publicar un estudio muy interesante que compara las intervenciones en el parto y los resultados maternos, neonatales e infantiles hasta los 16 años de edad de partos inducidos y partos espontáneos en mujeres con embarazos a término sin complicaciones.

El estudio se ha realizado en Australia con una muestra total de 474.652 nacimientos y los resultados encontraron:

-Un 15% de las inducciones del estudio fueron llevadas a cabo sin indicación médica real.

-Mayor riesgo de parto instrumentado, uso de epidural, episiotomia y hemorragia posparto en el grupo de inducción.

-Mayor riesgo de cesárea en primiparas que fueron inducidas. Sin diferencias en multíparas.

-Mayor riesgo de trauma neonatal, reanimación neonatal y problemas respiratorios en el grupo de inducción.

-Mayor probabilidad de ingreso hospitalario por infecciones (oídos, respiratorias, cuello o sepsis) hasta los 16 años en el grupo de inducción.

-Sin diferencias entre ambos grupos en el número de ingresos por asma, eccema o muerte neonatal.

El estudio concluye que la inducción del parto está asociada a mayor número de intervenciones y resultados adversos para la madre y la criatura. Por este motivo es importante que cada inducción esté debidamente justificada, que las mujeres puedan tomar decisiones informadas en cuanto a la inducción del parto vs el parto de inicio espontáneo y que los beneficios superen con creces los potenciales riesgos.

Más información: https://bmjopen.bmj.com/content/11/6/e047040


0 commentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *