El estrepotcoco del grupo B es una bacteria comensal que vive en el tracto digestivo y la vagina  de un 25% aproximadamente del total de mujeres sin causar ningún daño.

Durante el parto, ésta bacteria puede ser pasada al bebé al pasar por el canal de parto. Es normal y saludable la colonización de bacterias así cómo nacer por vía vaginal. Pero en ocasiones, el bebé puede enfermar a causa de la colonización de la bacteria del estreptococo del grupo B.

¿Cómo puedes saber si eres portadora del estreptococo del grupo B?

Alrededor de las 37 semanas de gestación se ofrece en España el cribado de dicha bacteria. Se obtiene una muestra de la vagina y del recto de la madre para enviar a laboratorio. Ésta prueba te dará un resultado positivo o negativo por estreptococo del grupo B.

Tipo de cribados

  1. Universal: Se realiza la prueba a todas las mujeres embarazadas independientemente de si presentan o no factores de riesgo. Todas las mujeres que reciben un resultado positivo serán tratadas con antibióticos profilácticos endovenosos durante el parto. Es el modelo que utilizamos en España o Estados Unidos por ejemplo. Un modelo basado en un paradigma medicalizado de la atención al embarazo y parto.
  2. Por factores de riesgo: No se recomienda el cribado universal dado que no existe evidencia científica que muestre que aporte más beneficios que riesgos. Sólo se administran antibióticos profilácticos a las mujeres que presentan factores de riesgo. Es el modelo que utiliza UK o Nueva Zelanda, basado en un paradigma de normalidad y baja intervención.

¿Es fiable el cribado?

El cribado al final de la gestación no es preciso.

Entre un 17-25% de mujeres con un resultado positivo en el cribado terminan la gestación con un resultado negativo. Entre el 5-7% de mujeres que tienen un resultado negativo a las 35-37 semanas, dan a luz siendo positivas. Esto es debido a que la bacteria es cambiante, y a día de hoy no tenemos forma segura  de saber qué mujeres llegan al parto siendo portadoras.

Además, muchos de los bebés afectados por dicha enfermedad son prematuros, y por tanto no disponemos del cribado a tiempo.

Se estima que, según un análisis publicado en el British Medical Journal (2019), el 99,8% de mujeres y bebés que tienen un resultado positivo reciben antibióticos profilácticos innecesarios.

Infección neonatal por estreptococo del grupo B

La mayoría de bebés nacidos de mujeres portadoras nacerán sanos.

Sólo la mitad de bebés de madres portadoras se colonizan (no enferman)  de la bacteria durante el nacimiento.

Existen dos tipos de infecciones:

  1. Temprana: Ocurre durante los primeros siete días de vida. El 90% ocurren durante las primeras 24h de vida. Es más común en bebés prematuros o que presentan factores de riesgo. Podría ser transmitida por los propios profesionales sanitarios o incluso por superficies infectadas del hospital.
  2. Tardía: Ocurre entre el dia 7 de vida y hasta los 3 meses de edad. No tiene prevención.

Exponiendo los riesgos en números (según datos de UK)

  • Sin profilaxis antibiótica la incidencia de la enfermedad neonatal temprana se estima en 1 bebé de cada 2000 nacidos.
  • De estos bebés afectados por la enfermedad:
    • 7 de cada 10  no tendrán secuelas.
    • 2 de cada 10 quedará afectado con algún tipo de discapacidad.
    • 1 de cada 10 morirá.
  • Así que podemos decir que 1 bebé de cada 17.000 muere por la enfermedad causada por el estrepotcoco del grupo B.
  • En Inglaterra, dónde sólo se administra la profilaxis antibiótica en mujeres que presentan factores de riego, se estima que 2190 mujeres tendrían que recibir antibióticos endovenosos para prevenir un caso de enfermedad neonatal grave.
  • El 22% de bebés afectados por la enfermedad son prematuros. La supervivencia mejora con la edad gestacional, pues los bebés prematuros tienen 10 veces más riesgo de morir por estrepotcoco del grupo B.
  • En mujeres sanas sin factores de riesgo, las probabilidades de que el bebé sea afectado por la enfermedad neonatal del estreptococo del grupo B son de 1 en 5.000, y las probabilidades de que muera son de 1 en 39.682.

¿Cuáles son los factores de riesgo?

  • Mujeres a quienes se les detecta estrepotcoco del grupo B de forma accidental durante el embarazo a través de una muestra de orina positiva.
  • Rotura espontánea de la bolsa del líquido amniótico sin trabajo de parto de más de 18h.
  • Mujeres que tuvieron previamente un bebé afectado por enfermedad neonatal por estrepotcoco del grupo B.
  • Bebés prematuros.
  • Mujeres que tienen fiebre durante el parto.

Profilaxis antibiótica, ¿Funciona?

En nuestro entorno, dónde utilizamos el cribado universal, cuando una mujer tiene un resultado positivo, será automáticamente tratada de alto riesgo y se le ofrecerán antibióticos profilácticos endovenosos durante el parto a altas dosis.

No sabemos a día de hoy si la profilaxis antibiótica funciona o no porque no tenenos investigaciones de calidad que lo hayan estudiado.

A pesar de ello, se administran sistemáticamente y es una medida aceptada por la comunidad médica sin pruebas que avalen su efectividad, seguridad y eficacia.

La revisión Cochrane del año 2014 concluye que la administración de antibióticos profilácticos durante el parto para la prevención de la infección neonatal causada por el estrepotcoco del grupo B no está justificada con evidencia conclusiva. La revisión encontró que la profilaxis antibiótica podía reducir el número de infecciones tempranas pero no el número de muertes neonatales.

Reconocen que los estudios incluidos en dicha revisión son de baja calidad, con una muestra pequeña de un total de 852 mujeres, que fueron evaluadas según si se les administró o no antibióticos. No hubo ningún grupo ciego, por ésta y más razones los resultados fueron considerados sesgados.

Solamente disponemos de cuatro estudios randomizados antiguos (tres de ellos realizados hace 20 o más años) y sesgados para poder obtener conclusiones sobre la administración de antibióticos profilácticos para la prevención de la enfermedad del estreptococo del grupo B.

Es urgente que se realicen más investigaciones para poder actuar en base a evidencia científica de calidad.

Los antibióticos tienen riesgos para la madre que incluyen:

  • Anafilaxia
  • Náuseas, vómitos e indigestión
  • Aumenta la medicalización del parto
  • Resistencias antibióticas
  • Mayor riesgo de candidiasis o mastitis en el posparto.

Para el bebé los riesgos incluyen:

  • Resistencias antibióticas
  • Afectación de la microbiota intestinal que puede afectar la salud futura del niño
  • Anafilaxia en entre 1 de cada 2000 bebés y 1 de cada 10.000
  • Pueden afectar al sistema inmunitario haciéndoles mas susceptibles a infecciones tardías por otras bacterias
  • Mayor riesgo de asma, eczema, alergias y obesidad
  • Existe alguna hipótesis que especula que también hay mayor riesgo de trastornos obsesivos compulsivos debido a la exposición temprana de antibióticos y la alteración de la microbiota.

No hacer nada es una opción razonable también cuando el conocimiento y la evidencia sobre dicho tema es tan cuestionable.

¿Qué puedo hacer para reducir el riesgo para mi bebé? 

  • Probióticos orales, algún estudio relaciona las mujeres que tomaron probióticos con menores concentraciones de estreptococo del grupo B.
  • Parto en agua, algún estudio nos ha mostrado que los bebés que nacen dentro del agua son menos propensos a colonizar su piel con la bacteria del estreptococo  del grupo B.
  • Tactos vaginales, reducir el número o evitarlos es clave para reducir el riesgo de infección.
  • Evitar intervenciones cómo la rotura artificial de la bolsa del líquido amniótico o la monitorización interna.
  • Piel con piel inmediatamente después del nacimiento e ininterrumpido.
  • Lactancia materna, los azúcares de la leche materna podrían intervenir en la protección del bebé frente a infecciones tempranas.

En conclusión

En mujeres de bajo riesgo las probabilidades de que su hijo enferme por la enfermedad neonatal del estreptococo del grupo B son muy bajas.

La evidencia científica disponible no recomienda el cribado universal dado que no proporciona resultados fiables y con ello un gran número de mujeres y bebés reciben antibióticos profilácticos de forma innecesaria y éstos fármacos tienen efectos adversos. El abuso de antibióticos tiene importantes repercusiones en la salud pública.

Dado que la evidencia científica a día de hoy sobre la efectividad, seguridad y eficacia de los antibióticos profilácticos para la prevención de la enfermedad neonatal del estrepotcoco del grupo B es dudosa y de muy baja calidad, se precisan nuevas investigaciones para poder actuar de forma segura y asegurando que los beneficios de cada intervención que realizamos sobrepasan con creces los riesgos.

Más información:

https://www.cochrane.org/CD007467/PREG_intrapartum-antibiotics-known-maternal-group-b-streptococcal-colonization

https://www.sarawickham.com/tag/gbs/


0 commentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *