Hasta el año 2011 las inducciones médicas del parto por gestación prolongada se ofrecían en Dinamarca a las 42+0 semanas de gestación.

Desde entonces, la inducción se ofrece entre las 41+3 y 41+5. Dicho protocolo se cambió con la intención de reducir la mortalidad intrauterina.

Esta reciente investigación retrospectiva con una muestra de 152.887 partos compara los resultados maternos y neonatales de la inducción durante la semana 41 o la inducción a las 42 semanas cumplidas.

Los resultados no encontraron diferencias en las muertes intrauterinas o muertes perinatales ni tampoco en los resultados del test de APGAR en los bebés nacidos por Inducción temprana vs tardía. El porcentaje de inducciones aumentó significativamente, también el uso de epidural en el parto y de rutura uterina. No se encontraron diferencias en el porcentaje de cesáreas o partos instrumentados.

El estudio concluye que el cambio de protocolo de inducción en la semana 41+3-41+5 en comparación con la inducción a las 42 semanas de gestación no mejora los resultados neonatales y por el contrario aumenta el número de inducciones y complicaciones maternas.

Más información: https://bmjopen.bmj.com/content/9/12/e032815


0 commentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *