Déjame contarte…

Déjame contarte que las noches sin dormir se pasarán.

Déjame contarte que algún día la teta no será consuelo ni alimento.

Déjame contarte que tu bebé crecerá y no te necesitará a su lado para todo, llegará el momento en que se verá autónomo e independiente para afrontar los obstáculos del día a día por si solo.

Déjame contarte que no dormirás siempre acompañada por ellos, algún día no muy lejano preferirán dormir solos en su espacio.

Déjame contarte que tu espacio volverá y tu trabajo esperará.

Déjame contarte que la infancia de tus hijos es única, especial e irrepetible.

Déjame contarte que si no estás en cuerpo y alma, el tiempo habrá pasado y no podrás volver atrás.

Déjame contarte que es una etapa, que has elegido conscientemente pasar, y es por eso que merece ser aprovechada, segundo a segundo.

Déjame contarte que no hay nada más bello que tumbarte con ellos, parar el tiempo de todo lo demás y disfrutar de su pequeño cuerpo alimentarse del tuyo, mientras le observas respirar, palpitar amor y agradecimiento por cada poro de su piel.

Déjame que te cuente que nadie te agradecerá tu entrega, tampoco se valorará. Vivimos en una sociedad que ha perdido la esencia de los cuidados más básicos, los que pueden cambiar a mejor a las personas y al mundo entero.

Déjame que te cuente, que a pesar de ello, tus cuidados quedarán grabados de por vida en lo más profundo de su corazón y marcarán su ADN y su personalidad de forma positiva.

Déjame contarte que todo lo que has hecho desde el corazón ha contribuido a que tus hijos se sientan personas amadas y deseadas y estas personas son las que el mundo necesita para ser un poco más humano y menos cruel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *